a

Vurkina, la reflexión y el goce

464


A días de su desembarco en Humboldt (ex Lado B de Niceto Club) con su Avalancha de Tecno, Valentina Spirito y Victoria Jáuregui, las dos mitades de Vurkina, conversaron con ADM sobre la escena electrónica, la autogestión y el placer del tecno.

Fotografía: Luciana Demichelis

Una centena de cuerpos bailan supeditados al pulso frenético de un beat. Las luces son bajas y las siluetas toman el protagonismo de la noche, mientras las cabezas jadean y todos gozan, piensan, sudan. Pero, ¿cuál es el influjo de esta música que a pura ritmo, melodías difusas y loops infinitos logró volver a colocarse en el centro de la escena? Tal vez Vurkina tenga la respuesta.

El dúo tecno que Victoria Jáuregui y Valentina Spirito formaron hace dos años no deja de crecer. A fuerza de autogestión, misterio y una apertura más popular sobre la escena, la música electrónica se fue colando lentamente para volverse una de las alternativas más fuertes entre la noche platense. Y la experiencia Vurkina no deja de ser otro de los exponentes más fuertes de esto.

“Si bien la escena electrónica venía hace bastante empecé a notar que en los últimos años se abrió mucho más, y nosotras crecimos con mucha ayuda del público que fuimos buscando. Con esa respuesta es que decidimos empezar a hacer nuestros eventos”, reflexiona Val Spirito, haciendo referencia a la Avalancha de Tecno, evento creado por el dúo donde desfilaron tanto djs emergentes como sets de Lucio Consolo, Marco Viera y Benjamín Riderelli, alias Deep Mambo, de Peces Raros.

Hoy el contacto con la escena es mucho más rápido, tomando una visibilidad y relevancia que hace años no tenía. Las fiestas se llenan, la gente se siente cómoda y el disfrute del público funciona como el principal motor para que el género se mantenga en movimiento.

“La gente se acerca a ver de qué se trata porque también se siembra un poco de misterio. ¿Qué es lo que sucede acá?¿Por qué pasa esto? También creo que hay menos tabúes que antes, porque no es que no los haya ahora”, sincera Jáuregui y agrega: “es un buen momento para largarse a la escena. Hay un buen climax”.

En el último año varias mujeres comenzaron a involucrarse y encontrarse con un lugar dentro del panorama techno como Sol Ariens, Sofia Stambuk, Mecha Clavijo, Allen Sabella.

A nosotras lo que nos pasa con el techno es que sentimos, tanto nosotras como los demás, es que te sumerge reflexivo y también en un estado de goce. Esta buena esa fusión para divertirse un poco”, sincera entre risas Victoria.

Matías es periodista cultural. Colaboró en el diario El Día y es ayudante de gráfica en Facultad de Periodismo de la UNLP. Prefiere el vino que la cerveza pero no lo dice mucho. Nació en Bahía Blanca y no entiende cómo la gente en La Plata dice que tiene frío. Quiere morir con 'The thrill is gone' de Chet Baker de fondo.