a

Carlos Nuñez presenta La Hermandad de los Celtas en La Plata

208

Fotografías: Cortesía de prensa

Antes de su show en el Teatro Metro de La Plata y en el Coliseo de Capital Federal, Carlos Nuñez, uno de los gaiteros más reconocidos del mundo, charla con ADM para entender el origen de su instrumento, su vínculo con Latinoamérica y sus innovaciones dentro de la historia de la música celta.

“¿Por qué dicen que estoy loco?”, pregunta Carlos Nuñez, uno de los gaiteros más reconocidos del mundo y uno de los principales exponentes de la música celta. “Quizás porque hago un tipo de música que no es la normal, o porque desde pequeño se me dio por soplar por una gaita igual que Obelix, el de Asterix”, dice. El gallego llega nuevamente a Argentina para presentar de La Hermandad de los Celtas, su nuevo show. Hoy, 10 de octubre, en el Teatro Metro de La Plata y mañana 11 en Capital Federal. Para entender el origen de su instrumento y su vínculo con nuestro país, el gaitero español repasa con ADM sobre sus tradiciones y su carrera.

En los pueblos celtas, durante la edad media, existían los druidas, una figura casi sacerdotal, de sabiduría y ritual. La primera vez que Carlos Nuñez tocó una gaita en público se sintió uno. “Noté que la gente mayor que estaba alrededor entraba como en trance, se volvían locos. Me gritaban: «¡No pares Carliños”». Yo pensaba en qué poder oculto tenía esa música que iba más allá del sonido, era energía pura”, cuenta. “Fue un enamoramiento total e instantáneo. Mis dos amores son las flautas y las gaitas. Las flautas son el amor platónico y la gaita, en cambio, el amor más carnal, más sexual”. 

Carlos cuenta que existen y conviven dos Españas. De Madrid hacia el sur, es territorio de la guitarra y el flamenco. En cambio, de Madrid hacia el norte, la tierra en la que él nació, la gaita y sus amigos. Sin embargo, encuentra un intercambio entre ambos instrumentos. “La gaita es la guitarra eléctrica de hace mil años, la guitarra eléctrica de los celtas y de la edad media”, dice. “Es un instrumento que empezó a producir más de 100 decibeles. Mi gaita puede llegar a los 105. ¿sabes cuántos decibeles están permitidos en un concierto de acdc en Suiza? 95. Puedo sonar más fuerte que un concierto de heavy metal en Suiza”, cuenta entre risas. 

Los puentes que Carlos construye entre territorios no solo le han permitido unificar a su propio país mediante la mixtura entre el flamenco y la música celta, sino que también le han permitido trazar un vínculo con Latinoamérica. “Al bajar de los barcos, los portugueses tocaban para los nativos con sus gaitas. Fue así como llegó a toda Latinoamérica y hoy sobrevive en la guitarra de Brasil y en lo profundo de Argentina. En argentina también hay música celta”, analiza. Quizás, en ese origen está la razón de la fascinación del público argentino en sus anteriores visitas y que en esta oportunidad lo llevan por cuatro ciudades del país. “No todo el mundo es consciente de esa profundidad, pero estoy seguro de que todo el mundo siente cosas. A alguien que conozca el chamamé de Argentina, le llamará la atención el parecido que hay con la música de Escocia o Irlanda.

En La Hermandad de los Celtas, el show que lo trae nuevamente al país, Carlos Nuñez homenajeará esos vínculos. “En este concierto haremos un homenaje a Carlos Vega, el que fue el padre de la musicología argentina. Él creía que en su país hay tesoros de músicas que venían de los trovadores medievales, de esa edad media que se coló en Latinoamérica y después se adaptó y nacieron cosas nuevas”, analiza.