a
Viktoria Jaureghi presenta Togheter we Dance Alone

Viktoria Jauregui: el cuerpo nunca miente

Foto: Tato Casali

La dj y productora platense presenta Together we Dance Alone, el set que la devuelve a su hábitat natural: bandejas y baile entre amigues.

Para alguien que vive de crear escenas musicales, donde el cuerpo y su expresión son protagonistas, que las pistas se apaguen es un duelo. La pandemia silenció no solo la noche cultural sino también a Victoria Jauregui y sus canciones

La referente de Eterea Cadencia  y miembro del dúo techno Vurkina, presentó un set en formato performance llamado “Together We Dance Alone” y confiesa que de con tanto tiempo fuera estaba  olvidándose de lo que era ser artista.

 En tiempos donde las brujas son mujeres que lucharon y no villanas, Victoria y sus amigues salen a bailar en una puesta que coquetea con los rituales en el bosque recordándonos que para ser unx mismo, primero debemos sentirnos partes de un todo.

ADM conversó con la DJ, sobre los aspectos creativos del video, su valor personal y cómo siente que Tato Casali, el productor, es el gran mentor de su carrera.

En la descripción decís que en el centro de la música las cosas tienen más sentido. ¿Cuán presente está el baile en tu proceso creativo?

Creo que el baile en mi proceso creativo. Siempre fue mi compañero más fiel, el compañero que me daba una respuesta sensata, ya sea para mi set o para el set que puedo ir a escuchar a una fiesta o en mi casa. Siento que el cuerpo nunca va a mentir y no podemos alejarnos de eso porque, básicamente, sería alejarte de tu propia verdad. Entonces en mi proceso creativo siempre tengo mucho en cuenta eso: cuál es la recepción de mi cuerpo ante la música que yo estoy tocando

 ¿Cómo definirías «Together We dance alone»?

En las fiestas de música electrónica siempre se va a sentir una especie de sensación colectiva, es decir, que estamos todos juntos con un deseo, un deseo que compartimos, un deseo múltiple. Pero a la vez en esa colectividad, en ese conjunto de energías, de personas y de cuerpos que se mueven, dentro nuestro simplemente sabemos que estamos solos pero también estamos juntos. El título habla sobre lo que sucede durante un set de electrónica, lo que sucede en el público, lo que sucede a quien está escuchando. A mi me interpela mucho cuando voy a una fiesta electrónica de oyente, me interpela mucho la situación de estar con todos mis amigos, pero que en realidad estamos todos solos, bailando con el mismo deseo. Creo que básicamente lo definiría así.

¿Cuánto influyó el encierro de la pandemia en hacer la producción? ¿O era algo que venías pensando?

Esta producción fue hija de la pandemia que estamos atravesando mundialmente. Fue en un momento donde yo ya me había olvidado un poco de lo que era tocar una fecha o lo que era tocar dos veces en un día. También me había alejado de esos sentimientos de ver a las personas bailar de principio a fin en el set, ver lo que pueden sentir. Recibir el feedback de la gente que, queramos o no, se perdió un poco en la pandemia, más allá de que también hice un montón de streamings y la gente se re copaba. Era eso bancar la autogestión de lo emergente, en un contexto que a nadie le favorecía.

Entonces dentro de esa neblina, salió Together we dance alone. Con mi primo Tato Casali, un día fuimos al monte en Berisso, el lugar de la locación. Ahí vive el primo de mi primo, es un poco engorroso nombrarlo así, Seba Casali, que es productor de vino del hidromiel allá, son vinos costeros antiguos. Fui a su casa, la conocí y es hermosa. Vive en un lugar soñado. Viendo las hojas secas en el piso y el cielo gris, y viéndome a mi vestida de negro escuchando Daft Punk dije ‘acá algo hay que hacer, este lugar dice un montón’. Y me parecía lo más lindo poder ofrecer música a un espacio. Ahí lo comenzamos a cranear de a poco y después, un día, ya estábamos ahí con todos a punto de grabar. Fue hermoso.

Hay algo pagano en la puesta. Bailar en el bosque, todos de negro. ¿Cómo pensaste el montaje del set? Si bien es muy minimalista se puede ver el sentido de la performance.

Ya cuando decidimos que queríamos hacer algo ahí, yo tenía en la cabeza hace mucho tiempo la frase retumbando “juntes bailamos soles” (Together we dance alone). Hace mucho que vengo con esta frase en la cabeza, más o menos desde que arranqué a ser dj porque para mi es lo que describe lo que sucede en la pista.

Entonces cuando vi el lugar, el espacio y vi las posibilidades que teníamos dije por qué no llamar a mis amigues que van siempre a verme, a que hagan una perfo, a que dancen y a que sientan la música, básicamente. Y así fue como avanzó esta idea de la perfo con todos de negro, porque creo que quedaba muy bien con el color de las hojas secas y el cielo gris, quedaba todo muy armonioso. No estamos todos pegados, estamos todos acá, bailando, riéndonos, mirándonos, pero en realidad nuestro cuerpo es uno. Es uno solo, es nuestro y es un cuerpo solitario porque no dependemos de una extensión. Entonces me pareció maravillosa esa imagen. Y así fue como sucedió.

¿Cómo convocaste a les danzantes? Hay bastantes referentes del sonido emergente platense como Desaria de Fus Delei.

Les danzantes fueron convocados como amigues, contando esta idea. También pensando en el baile de cade une ¿No? Y como elegí a las personas que últimamente me estaban yendo a ver y lo estaban dando todo en los shows en vivo me parecía un hermoso regalo, para mi y para ellos, que puedan ser parte de este set. Que para mi es muy importante, tiene un montón de significados y valor ya que es algo que hice junto a Tato, persona que quiero y admiro mucho. Estoy muy contenta de poder tenerlo en mi camino de artista.

¿El set surgió a partir de la idea conceptual del video o lo tenías armado? Hay sonidos bastante oscuros.

Sí, el set surgió a partir del concepto del video. En este set imaginé un sendero, gris, donde los sonidos oscuros te lleven hacia la luz. El set es rico en melodías oscuras y bases rítmicas del techno. También recolecté varios temas de artistas argentinos como lo son Marzian, Cali Burton, Skelesys, y Siervos.

La idea de lo individual pero al mismo tiempo el ser comunidad del título. ¿Qué representa para vos?

Creo que lo colectivo que representa la fiesta electrónica tiene que ver con la individualidad de cada une, de cuando ofrece su cuerpo para estar en una fiesta, pero también que lo que nos une es lo colectivo, el fin. Que el fin de todos quizás es el mismo: bailar y despojarnos de los pensamientos, o también abrazarlos. Eso depende de la personalidad de cada une. Eso para mi es una manera fundamental de ver la música electrónica, de entenderla, abrazarla y trabajar de ella.

La música siempre es sentirla pero sobre todo en el género en el que te desenvolvés no hay una forma específica de bailarla. Es bastante introspectiva, del momento. En la actualidad con todos los tabúes que se están tocando, ¿sentís que sigue estando esa división entre bailar soles y con público?

El baile sana. Cuando vas a una fiesta electrónica y bailás, volvés a tu casa curade por la danza. Es impredecible nuestro baile. Es único e inigualable.